Patrocina a las representantes del club sevillano en la cita continental que se celebra desde este jueves en el CEAR La Cartuja, facilitando además el voluntariado con pacientes.

El Club Piragüismo Triana y QuirónSalud Sagrado Corazón han firmado un acuerdo de colaboración para el patrocinio del equipo BCS, siglas de Breast Cancer Survivor (supervivientes de cáncer de mama), que desde este jueves y hasta el próximo domingo, 28 de julio, participará en el Campeonato de Europa de dragón boat de Sevilla. El objetivo de dicho convenio, rubricado con la Asociación BCS Sevilla, es facilitar el voluntariado con pacientes con cáncer de mama del centro hospitalario.

Pilar Serrano, directora gerente en Andalucía de Quirónsalud; y Ángeles del Valle, presidenta de la Asociación BCS Sevilla, han sido las encargadas el acuerdo en un acto al que también ha asistido el equipo de mujeres que formarán las tripulaciones BCS del Club Piragüismo Triana en la cita continental, que reunirá a 66 clubes procedentes de 17 países, siendo la entidad hispalense una de las delegaciones más numerosas al presentar 25 barcos inscritos.

Ángeles del Valle: “Las mujeres que hemos sido diagnosticadas y tratadas de cáncer de mama quedamos con secuelas físicas, fisiológicas, psíquicas y emocionales que realmente nos cambian la vida y, a cada una en función de sus circunstancias personales, nos pueden llevar a convertirnos en ‘inútiles’ para la vida activa.

La Asociación BCS Sevilla nace de la experiencia de un grupo de mujeres que hemos comprobado cómo, a través de la actividad física, se puede recuperar esa capacidad para integrarnos en la ‘vida activa’ que creíamos perdida. Más allá de la repercusión física que tiene la práctica deportiva, para las personas que han superado un cáncer, el hecho de practicar cualquier actividad junto con personas que han pasado su mismo trance, les hace enfrentarse a nuevas emociones e ilusionarse con nuevas expectativas, recuperar la fuerza, mejorar en la misma medida, el aspecto físico y psicológico, el aumento de la autoestima… Estos son los mayores beneficios que el deporte y cualquier otra actividad, tiene para nuestro colectivo. Nos mueve el propósito de hacer apostolado activo, de que podemos intentar hacer cualquier actividad que nos propongamos, sea cultural, social, artística o deportiva. No por haber tenido cáncer hay cosas que no podamos hacer. Los límites nos los ponemos nosotras mismas después de intentarlo.

El apoyo del Grupo Quirónsalud, además de un gran soporte económico de indudable importancia, para nosotras significa el respaldo de una entidad de primer orden en el ámbito de la salud, nos da confianza para seguir adelante convencidas de que no estamos solas y de que se puede… Ahora podemos más porque Quirónsalud nos lleva bien sujetas de la mano. Todo está por venir. Hay mucha más vida después del cáncer y juntos lo vamos a descubrir”.

Pilar Serrano: “La práctica del deporte está íntimamente relacionada con la salud, la capacidad de superación, la disciplina, la mejora del rendimiento, el esfuerzo, el trabajo en equipo… y así una larga serie de valores que suma y transmite este grupo de mujeres, que se identifican con los que apuesta Quirónsalud y que representan un modelo válido para ser aplicado en todos los ámbitos de la vida.

Asimismo, es fundamental el desarrollo del voluntariado para ayudar a mujeres que están pasando por la enfermedad en nuestros hospitales, y que además se lleve a cabo por personas que han pasado por la misma enfermedad y conocen cada paso y cómo se sienten, nos parece fundamental para ofrecerles un tratamiento integral y de continuidad una vez terminado el proceso asistencial que sin duda contribuirá al restablecimiento de la salud e incorporación a la vida activa de las pacientes”.

Matilde Mora, especialista en Educación Física y responsable del programa deportivo Vida On del Servicio de Oncología de Quirónsalud Sagrado Corazón- Oncoavanze: “La práctica deportiva explica que el ejercicio físico tiene un papel importante para mejorar la calidad de vida y evitar o retrasar la aparición de otras enfermedades en mujeres supervivientes de cáncer de mama. Provoca mejoras en la capacidad física, funcional, aspectos psicosociales y disminuye la fatiga, resultando este un elemento clave para la recuperación de las pacientes.

El piragüismo se presenta como una de las actividades más completas para la rehabilitación de esta población. Al tiempo se consiguen incrementos del acondicionamiento físico en resistencia, fuerza y amplitud de movimiento y mejoras en aspectos psicológicos como la ansiedad, depresión y percepción de la realidad y de uno mismo. Esta actividad favorece la interacción con otras personas al ser un deporte de equipo disfrutando de un entorno relajante, en contacto con la naturaleza”.